Sunsundegui | Actitud

Fenebus reclama a Bruselas que solucione la competencia desleal de las plataformas online

El presidente de Fenebus, Juan Calvo, que ha presidido la Asamblea General celebrada en Madrid, ha indicado durante su discurso que tendrán que ser los órganos comunitarios quienes resuelvan los problemas de competencia que han generado las plataformas online de coche compartido.

El objetivo es que se establezca una norma adecuada que regule las condiciones de acceso y funcionamiento de estas para “evitar que posibles normativas nacionales de amplia tolerancia puedan distorsionar negativamente el mercado”. Y así lo ha solicitado la federación a la comisaria de Transporte, Violeta Bulc, y a sus colaboradores de la Dirección General de Movilidad y Energía.

Calvo se refirió a la búsqueda de apoyo en las instituciones comunitarias a la vista del resultado obtenido en la Administración española, donde se ha demostrado una total “pasividad y permisibilidad” hacia ellas. Recordó que Fenebus denunció a Blablacar hace más de un año y que “no hemos obtenido ningún resultado”. Ahora ha sido a través de CONFEBUS desde donde se ha iniciado un procedimiento legal para “defender nuestros legítimos derechos”, porque se trata de grandes empresas que acceden a un mercado regulado “sin cumplir ninguna de las reglas impuestas”.

Otro de los grandes temas a los que se ha referido Calvo es la judicialización de los concursos del Ministerio de Fomento, que se pusieron en marcha en 2009 y aún no han tomado un rumbo adecuado que sería consensuar con el sector los pliegos. El presidente de Fenebus calificó los continuos recursos interpuestos por grupos empresariales, asociaciones y sindicatos de “auténtico sinsentido”. En unos casos, como el de la federación, para evitar que se conviertan en “subastas” donde elementos como la calidad y la seguridad no se tienen suficientemente en cuenta y para que sean los tribunales quienes “aclaren las dudas que no ha sido capaz de responder la Administración responsable de las convocatorias”.

En este proceso concursal, opinó Calvo, se ha perdido una oportunidad “única” para establecer una red concesional de líneas regulares totalmente integradas e interconexionadas con las comunidades autónomas. “Esto desgraciadamente no se ha llevado a cabo, no sé si por incapacidad de unos o por desafección de otros”.

Aseguró además que la inseguridad jurídica actual convierte a cada convocatoria en un “despropósito”. Respecto a Renfe, y más concretamente, al AVE, el presidente de Fenebus criticó los esfuerzos inversores de la Administración (más de 1.200 millones solo en la red de Cercanías para el próximo año) frente a la inexistencia de infraestructuras propias de la carretera, a pesar de que solo a través de sanciones aportó el año pasado cerca de 100 millones a las arcas públicas.

“Estamos a favor que se destinen recursos al tren, pero pedimos un reparto equitativo de los presupuestos para que nuestros usuarios puedan viajar en las mismas condiciones de seguridad, calidad, comodidad, accesibilidad y con infraestructuras en buen estado”, indicó Calvo.

Añadió que el servicio que más daña al autobús es el AVE. Primero por la política agresiva de precios, “donde oferta billetes incluso más baratos que los nuestros” y segundo porque acapara inversiones multimillonarias para trasladar pequeños porcentajes de viajeros, frente a los 1.100 millones de pasajeros del autobús.

Calvo también aludió a otros cambios que afronta el sector como la orden de contabilidad analítica que supone más gastos para los operadores; la modificación del Reglamento de Circulación; y la nueva directiva de pesos y dimensiones.

CARRILBUS